Doña Contaminación y Don Verde
Usar puntuación:  / 7
MaloBueno 
LA BIBLIOTECA - Teatro, cuentos y mas..
 

ContaminaciónPRIMERA PARTE

(Varios niños salen vestidos con trajes de malla, todos de distinto color. En las manos llevan paraguas cerrados. Se mueven con pasos de ballet) Decorado, un paisaje primaveral. Música.

 

 

Niño 1: ¡Qué horror!, no para de llover.

Niño 2: En primavera lo normal es que lleva.

Niño 3: Pues a mi me gustaría que saliera el sol.

Niño 4: Un sol radiante que tiñera de cobre los campos y de plato los árboles.

(La luz decrece un poco más y se oye un trueno)

Niño 1: No caerá esa breva, está tronando.

Niño 2: Tal vez descarguen y se aclaren las nubes.

Niño 3: Es posible.

(Se colocan paralelamente a la boca de¡ escenario, de cara a los espectadores. La música cambio a otra más alegre para acompañar la siguiente canción)

Niños : (cantan) gotas de lluvia que al caer ...

(Abren los paraguas, las cintas cuelgan de ellos)

(Al término de la música, se oye un trueno muy lejano. Aumento ligeramente el nivel de iluminación)

Niño 1: ¡Eh!, ¿habéis oído?, la tormenta se aleja.

Niño 2: Parece que quiere clarear el día

(Cierran los paraguas y los dejan a un lado. La iluminación aumento. Por encima de¡ telón aparece un sol de cartón)

Niño 3: ¡Mirad!, ha salido el sol.

(Un niño vestido de oro y otro vestido de plato, salen por un lateral y desenrollan un largo trozo de tela, pintado con colores de¡ Arco Iris. Ambos quedan en escena con el Arco Iris elevado sobre sus cabezas)

Niño 4: (Señala¡) Sol y aguacero, Arco Iris en el cielo. Niño 1: ¡Qué bonito!, es como un largo puente de colores.

Niño 2: Tal vez una dos planetas lejanos.

Niño 3: 0 dos partes distintas de¡ nuestro.

Niño 4: Quizá conduzca al país de la fantasía.

(Uno de los niños que portan el Arco Iris lo baja hasta que toca el suelo, por lo que queda inclinado

Niño 1: Arranca de ahí. Tengo una idea: caminaremos sobre él para ver adónde nos llevo.

Niño 2: Si, vamos a averiguarlo. Si alguno padece de vértigo, que se quede.

(Los niños se encaminan hacia el extremo M Arco Iris que roza el suelo y comienzan a andar sobre él. Lo hacen con paso de mimo. Conforme avancen, el otro niño bajará lentamente el otro extremo. Poco a poco se hace la oscuridad. En ella oiremos las voces de los niños)

Niño 3: ¡Cuidado!, apenas se ve.

Niño 4: Tengo miedo, nos encontramos a una altura enorme.

Niño 1: Casi no se ve el suelo.

Niño 2: Empezamos a descender.

(Lentamente, se ilumina la escena. Los niños que sujetaban el Arco Iris han invertido la posición inicial de éste, de manera tal, que la porte baja corresponde ahora al lugar en el que se hallan los otros niños. Aparece todo el escenario decorado sólo con objetos pintados de blanco, negro o sus combinaciones de grises. Enrollan el Arco Iris)

Niño 3: Hemos llegado, qué extraño es este lugar. Niño 4: Parece sacado de una película antigua.

Niño 1: Es cierto, no existen los colores.

Niño 4: A mi esto me mosquea, habrá que ir con cuidado.

Niño 2: Estás temblando de miedo.

Niño 4: Es prudencia.

Niño 1: Ya, al miedo se le llama prudencia.

(Silva el viento, y en el lateral se forma una nube de humo blanco. Cuando se desvanece, encontramos a Doña Contaminación. Viste túnica o traje totalmente negro, las manos enfundadas en guantes blancos y la cabeza, incluso el pelo, es de color blanco inmaculado. Porta un cetro de caña cascado, pintado de negro)

Doña Contaminación ¡Alto! ¿Cómo habéis osado entrar en mi reino?, el de la emperadora Contaminación, que soy yo. ¿Qué clase de seres o cosas sois?. Porque si sois personas como yo, os destruiré.

Niño 1: (A sus compañeros) A esta tipo majareta hay que seguirle la corriente. Yo soy una pulga.

(Comienzo a dar saltos. Las respuestas deben ser lo mas disparatados posibles, y cada una irá acompañada de la imitación de lo que hayan afirmado ser)

Niño 2: Yo, una olla a presión. ¡Piiif ... piiif ...

Niño 3: Yo, el reloj de la torre. ¡Tan‑ton, tan‑ten ... Niño 4: Y yo, una moto. ¡Brrr .... brrr ...!

Doña Contaminación. ¡Ah!, bueno. Aunque me sorprende que vuestro aspecto sea el de personas. Vuestros colores dañan mi vista. Yo detesto el colorido, sólo amo el blanco y el negro. Sobre todo el negro, el color de la contaminación, el M humo de la guerra, el de las cosas fúnebres ... Así que ya podéis ¡ros acostumbrando a ello.

Niños (A coro) Si jefa Negriblanca".

Doña Contaminación: Doña Contaminación y nada de "Negriblanca", jefa, emperadora Y además de respeto, seres extraños, tendréis que prestarme obediencia. ¡Fir ... mes!

(Los niños cumplen la orden, pero con escasa desenvoltura

Niño 1: Firmes como velas.

Doña Contaminación: (los golpea con en cetro) Con más gallardía Esos cuerpos, o lo que sean bien estirados el pecho sacado la barbilla erguida, la vista el f rente ... (Los niños obedecen) ¿Alguna pregunto?

Niños 2: 51, ¿Cómo es posible que aquí todo sea blanco y negro?

Doña Contaminación Muy sencillo, porque cuando viene el Arco Iris a inundar todo con sus colores, yo los recojo en esas ¡citas y los hago prisioneros. Gracias a ello, aquí todo es alegre, majestuoso y sublime como la coz de un asno.

Niños 3: No es cierto, los colores hacen todo maravilloso

Doña Contaminación; ¡Mentira!, la vida es negra, y lo af irmo yo, que soy adulta y emperadora Emperadora por parte de madre, porque mi padre era carbonero

Niño 1; Se comprende.

Doña Contaminación: Bueno, basta de charla. Empezaré por pintaros de negro.

Niño 2: ¿De negro? Ni hablar, Sálvese quien pueda!

(Echan a correr por escena perseguidos por DoNa Contaminación que no ceso de darles golpes con su cetro. Escapan por un lateral y Doña Contaminación queda sola en escena)

Doña Contaminación ¿Dónde se habrán metido? (A los espectadores) ¿Lo sabéis vosotros? Cuidado, que como me engañéis os arreo un estacazo que os espabilo, ¿eh?.

Regresan los niños, armados de escobas pintadas de negro, y la emprenden a golpes con Doña Contaminación, que tratará de defenderse inútilmente. La arrinconan)

Niño 3: ¿Te rindes?

Doña Contaminación ¿Yo, una emperadora rendirme? Estáis frescos.

(Los niños levantan amenazadoramente las escobas) Si , si, me rindo.

Niño 4: (Saca una cuerda) Vamos a atarla para que no nos incordie.

Atan a Doña Contaminación que no para de gruñir y de protestar)

Niño 1: Y ahora te vamos a enseñar cómo la vida es mas bonita gracias a los colores del Arco Iris.

Niño 2: Así comprenderás que vives en un error, como todos los que ven negra la vida.

(Comienza sonar una música alegre. Los niños buscan los ¡citas de pintura y colorean porte de los objetos!.

Doña Contaminación: ¡Bandidos, saboteadores, cernícalos!

Niño 3: No hay manera de que

Niño 4: Sí creo que hay una, pintándola y cambiándola de ropa.

Doña Contaminación ¿Qué habéis hecho? Me la pagaréis.

Niño 3: Por ahí he visto un espejo, serci interesante que se contemple.

(Los niños 2 y 3 salen por el lateral y regresan inmediatamente con un espejo)

Niño 4: Ponédselo delante, que se maraville de su nuevo aspecto.

(Colocan el espejo ante Doña Contaminación. Mira con fijeza su nueva imagen, con gestos de sorpresa y de indignación. De repente, rompe a reír a carcajadas)

Niño 1: Se ha vuelto loca.

Niño 2: La impresión la ha dejado mochales.

Doña Contaminación (Que no dejo de reír) No, no estoy loca. Es la única cosa divertida que he visto en mi vida. Además, es la primera vez ...

Niño 3: ¿La primera vez?

Doña Contaminación: La primera vez que me rio. ¿Ay, qué graciosa estoy!

Niño 4: ¿Te convences de que todo es más alegre de colores?

Doña Contaminación: (Baja la voz, muy misteriosa) Por una vez, y sin que nadie se entere, he de reconocer que tenlos razón.

Niño 4: ¿Lo dice en serio?

Doña Contaminación: Claro que si, palabra de emperadora. NiRo 2: En ese caso, creo que podemos soltarla.

Niño 3: si, te desataremos

(Lo hacen y se separan con cierto recelo)

Doña Contaminación: No temáis, la razón sólo tiene un camino, y voy a seguirlo. Ya no haré prisioneros a los colores. Cuando salgo el Arco Iris dejara que pinte todo con sus maravillosos colores. Y a mi también (vuelve a contemplarse en el espejo), estoy tan guapo que ... A lo mejor me sale novio antes de que me hago viejo y sea tarde.

Niño 4: ¿Tarde?, has dicho tarde; tenemos que regresar.

Niño 1: No podremos hasta que vuelva a salir el Arco Iris.

Niño 2: Es verdad. ¿Qué vamos a hacer?

Niño 3: Tendremos que esperar a que llueva y salgo el sol.

Doña Contaminación: Tengo una idea ¿Me dejáis que vaya con vosotros a vuestro mundo de la alegria. Quiero conocerlo y ver cómo son los paisajes el¡¡.

Niños: (a coro) Claro.

(La luz decrece, dando la impresión de que se ha nublado. De un lateral salen dos niños, vestidos de blanco, que enarbolan unas gasas blancas e imitan el ruido U trueno)

Niño 2: Está lloviendo.

Niño 4: Cojamos los paraguas.

Todos: Llueve, llueve sin parar y que salga el Arco Iris ya (se

(Suena la música de la lluvia, abren los paraguas y cantan de cara a los espectadores).

Sale el sol.

(SEGUNDA PARTE)

 

(Sale el Arco Iris, bajan todo. En las manos traen los paraguas cerrados. El escenario represento un campo en primavera. Suena una música suave de fondo)

 

Animadora: Este es un campo maravilloso donde todo es color y luz, alegría y pez. Yo conozco los secretos y las historias que aquí han ocurrido. Por eso voy a contar una que sucede ahora, ya. ¡Atentos!

 

Niño 1: ¡Alto, compañeros, creo que hemos encontrado el sitio ideal para demostrar a nuestra amiga el colorido de la alegría ¡ primaveral.

 

Niño 2: Parece un lugar muy cálido.

Niño 3: bastante agradable, buen tiempo ...

 

Doña Contaminación: Sí, porque en mi país hace un frío que pela. Dejadme que contemple este paisaje un rato. ¡Es precioso!

 

Niños 4: Estoy de acuerdo contigo (habla con Doña Contaminación) porque siempre estaba deseando volverlo a encontrar.

 

(Aparecen niños pájaros)

 

Pájaro Niño 5: Además, este campo es muy bonito y alegre. Todo está lleno de f lores, hay un río, montañas al fondo, árboles ...

 

Pájaro Niño 6: ¡En!, mirad: el Sol. ¡Hola!.

 

(Aparece el Sol y habla)

 

Sol: ¡Hola, pájaros Habéis llegado como todos las primaveras para vestir de color el cielo y llenar de melodías los campos.

 

Pájaros: Es que en nuestro país no hay quien aguante el frió ¡Uf!, cómo se tirita al¡¡.

 

Sol: Yo no sé que es tiritar. ¿Queréis explicarme en qué consiste? (Todos empiezan a tiritar) ¡Caramba! debe ser horrible. Yo nunca he tenido f frío ... Sólo sé dar calor. Pero gracias a eso podéis vivir en la Tierra. Y sé que no puedo enfriarme porque se acabarle la vida en nuestro planeta, aunque sólo por una vez me gustaría saber qué es sentir f frió

 

(Aparece la Luna por el extremo opuesto)

 

Luna: ¡Qué presuntuoso eres! (Burlonamente) Eres muy importante, muy importante ... Narices

 

Sol: ¿Qué haces tú aquí? No es tu hora de salida.

 

Luna: Sabrás que coincidimos a menudo. Lo que ocurre es que casi no se me ve porque eres un abusón. Sólo a ti se te ve.

Sol: Claro, porque todo lo inundo con mi luz. Y no debes sentirte ofendido, ya que gracias a mi puedes lucir por la noche e iluminar la Tierra mientras yo descanso, es un decir.

 

Luna: Yo quiero tener luz propia y ser más importante que tú. Sol: Sabes que no puede ser. El Universo está hecho así

 

Luna: ¡Porras, pimientos y pepinos (enfadada)! ¡Zampabollos! ¡Cara de farola (Le hace burla, saca la lengua, a la vez que hace un gruñido y se oculta) ¡Adiós!.

 

Animadora: Si os dais cuenta, todos quieren ser los mas importantes y tenerlo todo. Ninguno se conforma con el papel que le ha tocado en este mundo. Veamos que pasa ahora con los demás ... empezaremos con Don verde.

 

(Aparece Don Verde. Es un árbol rebelde)

 

Don verde: ¡Qué aburrimiento!, llevo una vida tan monótona. Me lava siempre el mismo agua, siempre me peina el mismo aire y me alimento la misma tierra. Y eso que ahora estamos en primavera, que es lo mejor de lo mejor.

 

(Ruido flojo de¡ viento)

 

Viento: ¡Hola! ¿Cómo te encuentras?

 

Don Verde: Pues mira hijo un poco aburrido. Qué envidia me dos porque puedes moverte de un sitio pero otro y conocer otros lugares.

 

Viento: Ves, si pudieras moverte, habrías visto la cometa de los niños volar en la ciudad. ¡Qué maravilla

 

Don Verde: ¿Y qué es la ciudad? He oído hablar de ella pero no sé nada.

 

Viento: ¡Ah! No sabes nada (carcajadas). La ciudad es un montón de edificios altos. ¡Qué rabia! No me dejan andar por donde quiero.

 

Don Verde: Pero ... ¿Qué cosas hay en la ciudad?

Viento: Me voy tengo mucha prisa. Que te lo cuente el río ...

 

Animodora Don Verde esta muy pensativo ¿Qué será la ciudad?, ¿dónde estará el río?

 

Pero ¿qué hace Don Verde? Está sacando las raíces y se corta algunas. No quiero mirar. Pero qué caramba si está andando. ¡Anda que chulo ¿Pero donde Irá

 

(Aparece el Río recitando). Música suave.

 

Río: Yo nací entre peñas altas y como en tobogán me resbalaba sobre ellas, yo nací entre peñas altas y como tobogán me resbalaba sobre ellas. Olla a fresco, el verde era mi cauce y en mis aguas reflejaba el Sol su poderío, olla a fresco, el verde era mi cauce y en mis aguas reflejaba el sol su poderío.

 

Don Verde: ¡Qué cosas más bonitas dice! Pero, ¿qué pasa? ¿Por qué está esto tan duro?

 

¡Eh oiga si usted. ¿Qué pasa por aquí? (Le dice al Río

Rió ¡Ah, amigo mío! Has tocado la piedra con que los hombres me tiene

retenido. Soy cemento y agua sucio. Yo río limpio pas' por la ciudad, ¡en mala hora!. Las cloacas morían en mis aguas dándome este color de chocolate y quitándome el perfume de mi cuna.

Don Verde: La ciudad, será la misma que me dijo el último viento? Pues, ya no tengo ganas de llegar a ella.

Rio: S, tienes que intentar llegar, porque las calles y parques de la ciudad necesitan árboles como tú. Muchos.

Don Verde: Por qué tanto empeño en que siga mi camino hacia la ciudad.

Río: Piensa en que podrás ser sombra de ancianos, nido de pájaros, cobijo para los niños y tus hijos crecerán y se harán tan grandes como tú. Te imaginas cuantos niños podrán subir por todos vuestras ramas.

Don Verde: ¿De verdad? ¿No me engañas

(Surge una niña caracterizada de girasol)

(Habla con los espectadores)

Girasol: ¿Qué ocurre? Contadme qué pasa. ¿Por qué en este campo todos están ten pensativos y discuten?

(Se lamenta Doña Contaminación y se dirige al girasol)

Doña Contaminación: De modo que yo vengo al mundo U colorido y alegría, pez y amor y he aquí mi sorpresa al encontrarme con este panorama.

Girasol: Vamos no os pongáis as¡, que esto pasa en los mejores sitios. Lo que tenemos que intentar es que todos se dejen de bobadas y hagan las paces. No es bueno que los compañeros se enfaden.

Niños: tenemos una idea Girasol.

Girasol: ¿Cuál es?

Niños: Como los más enfadados son el rió el viento y el árbol con la ciudad, el Sol con la Luna, vamos a convencerles de lo importante que son todos y a conseguir que se perdonen.

Girasol: 51, pero ¿cómo lo hacemos?

Niños: Pues muy fácil. Primero hay que llamarles y tienes que hacerlo tú, Girasol, ya que eres amigo de todos.

(Girasol llama a los pájaros, a la Luna, al Sol, a Don Verde, a Rió a

OJ

Viento). Todos acuden.

Girasol: Luna, eres la reina de los poetas, de los enamorados, U hombre lobo (qué más quieres). Tiene que pedirle perdón al Sol.

Luna: (Se vuelve al Sol) ¡Hola, Sol! Perdóname, he sido una tonta. No debí sacarte la lengua ni molestarte. Tú eres un Sol.

Sol: ¡Boh ... ! Lo cierto es que soy un poco picajoso.

Girasol: Rió tienes que tener esperanza en estos niños. En el futuro ellos lograrán que recobres tu pureza

Río: Eso espero de ellos (Niños contestan) No te def defraudaremos Viento: Y a mi ¿Qué me sucederá?

Niños: Intentaremos que en el futuro seas un aire nuevo, renovado y que nos alegres con tus caricias, improvisaciones ...

Viento: Eso me gusta mucho.

Girasol: A ti Don Verde, también tienen que decirte algo estos niños.

Niños: Don Verde, te vamos a cuidar y a tus hijos también para que crezcan y se hagan tan grandes como tú. Llenaremos los parques de Don Verdes.

Don Verde: ¡Qué bien! ¡A ver si es verdad!

Doña Contaminación: Falta la ciudad. ¿Qué pasará con ella?

Niños Cuando suceda todo lo que hemos dicho la ciudad perderá su nombre y será paraíso. Doña Contaminación: Vivamos con la esperanza de esa gran llegado. LA NO CONTAMINACION (Música de fondo: el himno de la alegría)

Todos bailan y se abrazan.

Pájaros: ¡Eh! Nosotros también queremos decir algo. VIVAMOS LA VIDA CON ALEGRÍA y tengamos esperanza de mejorarla día a día, aportando todos nuestro granito de arena.

 (Todos hacen un corro y se mueven al son U himno de la alegría)

 

Envianos tus cosas para publicar en Divergaceta

Amigos conectados

Tenemos 27 visitantes

Idea y diseño Junta de Castilla y León