Sindicar la Revista Digital

Números anteriores

banner secciones

siguenos_facebook

Síguenos en Twitter

Atención a la Diversidad
ESCUELA CREATIVA. PDF Imprimir E-mail
( 2 votos )
Educando - Atención a la Diversidad

Autora: Mª Carmen Martínez Magaña

Un maestro tiene en sus manos la fuerza para cambiar el mundo. El docente ha de ser en, su día a día, una caja de sorpresas; un profesional con ingenio que se implique para buscar soluciones a los retos y que posea capacidad creativa para emprender nuevas situaciones de aprendizaje. 

06 marzo 2017 1

Cuando nos encontramos en un aula cuya única razón de agrupamiento es la edad cronológica del alumnado es difícil para el docente lograr una respuesta a la diversidad, una educación inclusiva. De ahí, la importancia de confiar el desarrollo de un niño en las manos de un profesor creativo. El maestro tiene muchas funciones: es docente, porque enseña; es investigador, ya que investiga y realiza actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos sobre una determinada materia; se entiende que también es mentor, pues es un consejero que guía al alumnado en el desarrollo del día a día en el aula; como tutor, es la persona encargada de orientar a los alumnos del curso, por eso, también es orientador; es educador, es decir, dirige y encamina; es diseñador porque diseña tareas relacionadas con la construcción del conocimiento como clasificar, analizar, predecir y crear; es asesor, porque da consejos; debe ser un buen comunicador, puesto que ejerce una actividad pública, y además, se considera capacitado para sintonizar fácilmente con las masas; es innovador ya que no se puede centrar solo en una metodología de lección magistral tradicional sino que ha de buscar diferentes estrategias que le sirvan para trabajar con los alumnos; por lo que es un creador, ya que constantemente está produciendo situaciones nuevas.

Con esta amplia variedad de funciones, no es de extrañar que una cualidad básica en todo docente sea la flexibilidad y la apertura, que requieren valorar el trabajo del alumnado con entusiasmo motivándolos a ser parte activa de su propio desarrollo. Abrir la mirada para crear situaciones de enseñanza-aprendizaje inclusivas buscando fomentar un tipo de pensamiento eficaz que garantice el pensamiento crítico y creativo (Lipman, 2001; Nickerson, Perkins y Smith, 1987),

Por este motivo me gustaría recomendar algunos aspectos básicos para lograr el desarrollo de la creatividad en la escuela (Larraz y Allueva, 2012):

- Estimular un estilo de pensamiento creativo. Este tipo de pensamiento se centra en buscar alternativas, explorar el entorno y propiciar la imaginación como aspecto básico para resolver los problemas o trabajar en el aula.

- Fomentar los procesos de pensamiento creativo de producción divergente (fluidez, flexibilidad, originalidad y elaboración) (Guilford, 1976) en las distintas tareas, actividades de enseñanza y aprendizaje y materias. 06 marzo 2017 2

- Propiciar la creación de productos creativos a través del proceso creativo. Este objetivo puede ser propiciado a través del aprendizaje basado en proyectos o el aprendizaje basado en problemas como metodología de trabajo, además de tener en cuenta el trabajo cooperativo que está estrechamente relacionado con la creatividad y su desarrollo. También se puede fomentar diferentes formas de explorar dicho proceso a través del juego (Bernabeu y Goldstein, 2009).

- Considerar los factores motivacionales y sociales que estimulan la creatividad. Tales aspectos se basan en fomentar la motivación intrínseca, la autoeficacia creativa, la evaluación interna hacia la tarea y reforzar las situaciones creativas.

- Considerar la individualidad de cada estudiante. Este aspecto es fundamental en la educación inclusiva, tenemos que potenciar las habilidades de cada estudiante para propiciar aquellos aspectos que esté más desarrollados, acorde a la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner (1995).

- Fomentar el uso, aprendizaje y transferencia de las estrategias creativas. Este último punto es esencial para desarrollar la creatividad en el aula, tenemos que tener en cuenta la diversidad del alumnado para aplicar un tipo de estrategias u otras según los objetivos y aspectos de cada materia y los intereses, habilidades y aptitudes de cada estudiante. Esto implica realizar diferentes tipos de actividades y diferentes tipos de agrupamiento, favorecer el aprendizaje cooperativo, en gran grupo, grupo medio o pequeño grupo y el aprendizaje individual con el fin de adaptarse a distintos ritmos de aprendizaje según los contenidos y actividades a trabajar en el aula.

Estar recomendaciones constatan que debemos propiciar como educadores el desarrollo de la creatividad a través de una nueva mirada en los métodos, en las estrategias y los recursos que están a nuestro alcance en el aula y fuera de ella, con el fin de estimular el potencial creativo de las escuelas y de las personas y, de este modo, favorecer la correcta atención a la diversidad de nuestro alumnado.

Autora: Mª Carmen Martínez Magaña

Imágenes: Pixabay